sábado, 2 de julio de 2016

FE DESATENDIDA


Cuando uno está acomodado a conjugar el trote del potro salvaje con el arrastrar cansino del húmedo caracol, el camino de la fe se hace difícil, marcado por cotas de entusiasmo celestial y, a la vez, de descenso en picado hasta el inframundo personal. En unos instantes prevalecen las emociones con eufóricas sonrisas, en otros, penurias y depresiones que no conducen a ninguna parte recomendada. Algo me traiciona por dentro, no lo puedo esconder ni negar, vehemente, apático, apasionado, distraído, radical, dubitativo, entusiasta y taciturno, en la mochila de mi vida cargo con todos estos rasgos de mi persona. 
Lo malo de la situación, querido amigo, es cuando no hay camino recto y seguro en nuestras vidas. Cuando ando fuera de la senda llega la catarsis y la llama de la fe se consume hasta apagarse por completo. 
No se diluye el sentir, pero si su fuerza y perseverancia. Lo que antes era entrenamiento interior, ahora es negligencia de los sentidos, sin esperanzas, sin sentir que tras la crisis hay luz alentadora, resbalo en la ausencia de oposición, proposición y, de cuando en cuando, alcanzo la más pura negación. Ya no hay la espera de que al domingo siguiente sea diferente a los vividos antaño, cuando éste llega de nuevo, sigo mirando de lejos allí donde se produce el merecido milagro más sencillo. Y es duro saber que sin rectificar la conducta y el existir del pensamiento racional es muy posible que todo siga siendo igual día tras día. 
Me duele, me quema y me siento herido, he olvidado lo que era sentirse bien, en el camino, antes del verano del 86, ya tan lejano de mí como inalcanzable. Y fue, ese mismo verano el de la inevitable encrucijada perversa y sin retorno. 
¿Queda esperanza?, debe haberla. A lo mejor, fuera del camino, ausente de la virtud, es como experimento el impulso que me hace escuchar el eco de un tenue latido. Y lo que late, aunque sean quejidos de melancolía, es porque mi alma supura algo de vida contenida. Ojalá que esta ínfima fe siga viva. Aquí sigo aguardando, a lo largo de estos años, con el nuevo testamento en la mano a que Dios me descifre algún día la clave para abrir con la llave adecuada la puerta del laberinto que hace de muro en mi camino.


























10 comentarios:

  1. Alucinante y mágico.
    Me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ishtar!!!
      Los comentarios son una gran recompensa para todo el trabajo que realizo en este bloog!!
      Es genial!!!
      A mi también me encanta que puedas disfrutar de las publicaciones de este blog.
      Un abrazo
      Jordi Vall
      Recuerdo Abandonado

      Eliminar
  2. Tus lineas sienpre nos traeran una mezcla de emoción y melancolia son una extraña cadena de letras donde al terminar de leerlas descubrimos sin darnos cuenta que nos das un protagonismo que no esperabamos, nos remueve un pedacito de etapa de nuestra vida, aveces cuando casi terminamos de leerlas y sin darnos cuenta sentimos que nos ahoga un nudo en la garganta o una lagrima de felicidad, tienes una extraña manera de rodearnos de sentimientos que habiamos olvidado, que extraña terapia tu blog Jordi.
    Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Car fer!!!
      Has dado totalmente en el clavo. eso es lo que intento transmitir y tu lo has captado a la perfección,,,, es genial!!!
      Aflorar recuerdos que creíamos olvidados, emociones, algunas buenas y otras malas,,,, pero así es la vida,,,, cosas buenas y cosas malas,,, en definitiva, la vida no deja de ser dura para todos.
      Un saludo
      Jordi Vall
      Recuerdo Abandonado

      Eliminar
  3. Maravilloso me ha transportado. Las imagenes comunican cada una sus historias, unicas, humanas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por visitar mi blog!!
      Lugares abandonados, de lo que un día fueron testigos de la vida misma, vida de historias, historias de vida,en definitiva historias anónimas del día a día, Quizás nuestras propias vidas en el futuro lejano, quien sabe???
      Un saludo
      Jordi Vall
      Recuerdo Abandonado

      Eliminar
  4. ¿Qué pasó con los moradores de esta casa? ¿Se marcharon sin más? Sin una explicación justificada o no, ¿dejaron sus pertenencias como si fueran a regresar al día siguiente?. Siempre encuentro algo inquietante en tus imágenes que hacen preguntarme un montón de cosas. De alguna manera, es como experimentar el yin y el yan a la vez. Belleza por la composición que se muestra en ellas y tristeza por la historia que se intuye detrás. Gracias por compartir, Jordi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmela!!!
      Te preguntas las mismas cosas que yo,,, que curiosa!!!
      de los lugares que visito intento buscar y encontrar la historia, busco
      información, pregunto a vecinos, etc...
      Lo cierto es que, exactamente, no pude saber que pasó,,,,
      Algún vecino me pudo contar alguna cosa y con eso pude rehacer la historia
      lo más parecido a lo que realmente fue.
      Lo que sucedió para quedar abandonado y con toda esa infinidad de detalles??,,,
      eso se lo llevó la persona que allí vivió.
      Este lugar es uno de los que me llevó más tiempo empleado intentando buscar familiares,
      incluso habían documentos personales en algunos cajones de los nuebles,,,, al final
      un lugar sorprendente.
      Si,,, las emociones aparecen como torbellinos dando vueltas al mismo tiempo, tristeza, disfrute, curiosidad, miedo, intriga, alegria, etc...
      un saludo
      Jordi Vall
      Recuerdo Abandonado

      Eliminar
  5. Sería genial que algún día publicaras un libro con todos tus relatos y fotografías, bien editado y cuidado, una pieza para colección... Gran trabajo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Buba,,,
      UUUaauhhh!!!,,,, encantado de que te gusten los reportajes que voy publicando, hay más de 100 colgados en este blog y tengo unos cuantos más en preparación,
      Gracias,,, muchas gracias por tu comentario, es una gran recompensa para mi y mi trabajo.
      Un saludo
      Jordi Vall
      Recuerdo Abandonado

      Eliminar